· 

Juan Piquer y Librado Pastor se citan en los años 80 (1 de 4)

¿Qué ocurre cuando un director de cine, apasionado por las novelas de aventuras juveniles, y un músico, pianista clásico y pionero del pop español, colaboran en los años 80? ¡Al tanto!

Contextualizando

El universo cinematográfico que vivimos los que éramos chavales a principios de los 80 era poco menos que salvaje y psicodélico. Fue como la gran traca final del crescendo que se inició en los años 60/70 con las películas nacionales de destape, ciencia ficción y terror. Puro cine Exploitation.

 

Las primeras películas con desnudos se convirtieron en infantiles comparadas con las que nos proyectaban cada fin de semana; las producciones de terror y ciencia ficción se atrevían con cualquier cosa, por atroz, repugnante o desmesurada que fuera. De hecho, llegó un momento en que el erotismo y el terror iban siempre juntos de la mano.

 

Otra peculiaridad es que se proyectaba mucho cine importado de Italia, eso ya se hacía de forma habitual, por lo menos, desde la época del Spaghetti Western. Los italianos eran especialistas en el exceso. Sólo hace falta recordar los títulos de humor grosero de Alvaro Vitali (Jaimito), con esa singular mezcla de escatología y destape subido de tono; o películas con nulos principios éticos como Holocausto Caníbal (1980). Las producciones de terror, e incluso ciencia ficción, eran todo un festín para los amantes de las vísceras y la putrefacción. Con los estrenos había que tenerles mucho cuidado, muchas veces utilizaban publicidad engañosa. Aún recuerdo cuando entre ansioso a ver Alien 2 (1980)… ¡Y no me fijé que el director se llamaba Ciro Ippolito! También se llegó a estrenar un falso Terminator 2 (1989) y muchos otros títulos aprovechando la fama de las grandes producciones americanas.

 

Todo eso lo vivíamos cada fin de semana en las sesiones dobles (y continuas) que proyectaban en las salas de nuestros pueblos. Un detalle sorprendente es que los propietarios de esas salas nos dejaban entrar aún teniendo nosotros unos escasos 12 años, y muchas veces, ¡sin saber lo que nos íbamos a encontrar!

 

De entre todas esas películas había una que recordaba perfectamente dada su brutalidad y realismo, y… ¡Un final imposible de olvidar! Yo y mis amigos quedamos muy impactados. Era una producción muy cuidada (nada que ver con las italianas) y con una música hipnotizante. El problema es que olvidé el título y cualquier referencia para redescubrirla, incluso estaba convencido de que era una producción americana. Hay que pensar que a esa edad no te planteas ni siquiera, dada la magia del cine, que en una película hay un director, una persona que compone la música, una productora…

 

Con los años pude revisionar multitud de esas películas, muchas veces por razones musicales, ya que de niño me fijaba mucho en ese aspecto. Algunas de ellas fueron Phantasma (1979) de Don Coscarelli, con la magnífica música de Fred Myrow y Malcolm Seagrave; también me llevé una extraña sorpresa cuando descubrí que mi idolatrado compositor Riz Ortolani  (1926-2014) había creado unas buenísimas bandas sonoras para películas de discutible ética como Mondo Cane o la antes mencionada Holocausto Caníbal.

 

Iban pasando las décadas y la película de mis recuerdos se resistía. Un día de julio del 2021, sin proponérmelo (y por casualidad, FlixOlé) la pude ver, casi 40 años después del pase en el cine Cataluña de Mollet del Vallés. Pude comprobar que tenía retenida la película en mi mente escena por escena.

Mil gritos tiene la noche de Juan Piquer Simón

El título era Mil gritos tiene la noche (1982) y el director, para mi sorpresa, el valenciano Juan Piquer Simón (1935-2011). Revisando su filmografía resulta que sin saberlo siempre había sido un gran seguidor de sus películas. De pequeño había disfrutado de sus producciones juveniles Viaje al centro de la Tierra (1976) o Supersonic Man (1979); ya, más de mayor, con sus exquisitas películas de serie B Slugs, muerte viscosa (1987) o La Grieta (1990). Estas dos últimas ganadoras de la estatuilla en los Premios Goya por los mejores efectos especiales.

 

La historia de Mil gritos tiene la noche es sumamente extravagante, nos sumerge en el mundo de las psicopatías más exóticas. En multitud de escenas aparecen unas manos (las del protagonista) intentando montar el «puzzle» de una chica (desnuda). En la película el concepto puzzle es utilizado como metáfora al acto de querer recuperar a un ser querido de una forma poco ortodoxa: reconstruyéndolo pieza a pieza.

 

El arranque de la película es apoteósico: en la primera escena podemos ver a un niño concentrado montando un puzzle, su madre entra en la sala y mira cariñosamente como su hijo se entretiene. Repentinamente descubre el motivo erótico del puzzle, entra en ira y lo lanza por los aires dando una terrible reprimenda a su hijo. El niño, como acto de defensa, acaba «deconstruyendo» a su madre y prosigue con el ensamblaje del puzzle.

 

40 años después el niño, que vive en el cuerpo de un adulto, siente melancolía por su madre y desea recuperarla… de la forma poco ortodoxa antes comentada.

 

Ese deseo es la gamberra excusa de Piquer para mostrar una serie de escenas altamente sanguinarias, a las cuales dota de cierta poesía y creatividad visual. El film transcurre como una película de terror tipo slasher con ambiente policíaco, pero en los últimos 5 segundos del metraje viene la gran sorpresa: estábamos viendo, sin saberlo, una película de ciencia ficción.

 

Una cosa: que comente la película no quiere decir que esté incitando a verla, a no ser que uno sea amante de la charcutería.

La banda sonora de Librado Pastor

Retrocedamos a los años 70.

 

Juan Piquer tenía un estudio de varias plantas al principio de la calle Pradillo de Madrid, cerca de donde estaba el diario El Mundo. En la parte de abajo tenía una nave donde organizaba los decorados para grabar spots publicitarios y algunas escenas de sus películas, en una de las salas tenía un órgano (teclado). Juan Piquer decidió aprender a tocarlo y para tal menester contactó con el profesor de música Librado Pastor Martínez (Buñol, Valencia, 1944). Pianista de formación clásica que acabó sus estudios musicales en el conservatorio de Dijon (Francia), fue galardonado con el primer premio en el recital de fin de carrera (1964).

 

Después de unas infructuosas clases de teclado, Piquer aprovechó la presencia de su profesor para proponerle escribir música para uno de sus anuncios, éste, aun sin experiencia en ese terreno aceptó. El primer trabajo fue un gran éxito, anunciaba un producto de la marca Flor:

 

—Sienta sobre su piel la suave fragancia, suave caricia de Flor—

 

Así que continuaron colaborando juntos para importantes marcas como El Almendro, Coral, Continente (ahora Carrefour) y muchas más.

 

Al cabo de un tiempo Piquer le planteó un trabajo de más envergadura, la creación de la banda sonora para una película en la que estaba trabajando: Escalofrío (Carlos Puerto, 1978). Una rentable y «encarnizada» producción que aprovechaba el fin de la censura en España, primera película en ser clasificada «S». Librado creó una memorable banda sonora y quedó muy contento con la experiencia, así que continuaron también por ese terreno.

La siguiente película fue la coproducción entre España y Estados Unidos Mil gritos tiene la noche (1982). Esta vez la dirección corría a cargo del propio Piquer. En esta ocasión se escatimó mucho dinero en la producción de la banda sonora, los arreglos orquestales que Librado tenía preparados se redujeron a un simple piano acompañado con fondos de sintetizador, además, aprovecharon algunos de los temas de la anterior película. El resultado, aunque muy digno y efectivo, quedó como su banda sonora más sobria.

 

Una vez presentada la película a la distribuidora estadounidense esta decidió cambiar la banda sonora de cara al mercado internacional. Sin consultar al compositor crearon una nueva banda a base de músicas extraídas de una biblioteca gratuita a la cual se podía acceder llegando a ciertos acuerdos. Para mi criterio, unos temas totalmente impersonales y faltos de interés. Piquer, pragmático, aceptó el cambio sin más problemas e informó, demasiado tarde, a Librado. El título de la película también fue adaptado al público internacional, el cual la conocerían como Pieces.

 

La música que desarrolló Librado es realmente inquietante y personalmente me gusta mucho. Se basa en un insistente motivo pianístico de tres notas, a modo de leitmotiv, que nos pondrá en alerta continuamente.

Motivo recurrente
Motivo recurrente

 

Ese mismo motivo (Si-Do-Mi) lo encontraremos alterado rítmicamente dentro de la melodía del tema principal, el cual será utilizado tanto al inicio como al final de la película.

Melodía del tema principal
Melodía del tema principal

 

También podremos escuchar en algunas escenas una versión aún más desarrollada y extendida de la misma obra. Otro de los temas importantes lo encontramos en las escenas más tensas, está construido con un obstinato pianístico basado en una secuencia rítmica de sólo tres acordes (¡los mismos del tema principal!).

Obstinato basado en la armonía del tema principal
Obstinato basado en la armonía del tema principal

 

En el tema principal contrastan continuamente dos secciones: una de obsesiva melancolía con otra que denota una intensa enajenación anímica. Damos por hecho que representa el perturbado estado mental del protagonista.

Fragmento de la segunda sección del tema principal
Fragmento de la segunda sección del tema principal

 

Después encontraremos una serie de temas incidentales de mucha calidad claves para dar intensidad a las escenas, algunos ya los habíamos escuchado en su anterior película Escalofrío.

 

Librado aún recuerda lo incómodo que era para la sensibilidad inspirarse musicalmente mientras visionaba las cruentas escenas de la película. La grabación de esta banda sonora, al igual que la de Escalofrío, corrió a cargo del conocido técnico Pepe Loeches  (1946-2013) en los estudios Musigrama de Madrid.

 

Posteriormente a Mil gritos tiene la noche Juan y Librado trabajaron juntos en dos películas más: Los nuevos extraterrestres (1983) y Guerra sucia (1984), de las cuales hablaremos en el siguiente artículo.

Audición de la banda sonora y partituras

Ninguna de las bandas sonoras de Librado Pastor las podemos encontrar en la actualidad para su escucha, por esa razón me he permitido la licencia de editar y publicar la de Mil gritos tiene la noche. Sirva para celebrar dignamente el 40 aniversario de la película.

Banda sonora completa:

Mil gritos tiene la noche

 

¡Y como regalo extra las partituras de alguno de los temas!

Descarga
Mil gritos tiene la noche - Tema Principal
Tema principal - Mil gritos tiene la noc
Documento Adobe Acrobat 34.0 KB
Descarga
Mil gritos tiene la noche - Tema Principal Extendido
Tema principal extendido - Mil gritos ti
Documento Adobe Acrobat 51.7 KB
Descarga
Mil gritos tiene la noche - Obstinato
Obstinato - Mil gritos tiene la noche (L
Documento Adobe Acrobat 57.5 KB
Descarga
Mil gritos tiene la noche - Motivo Recurrente
Motivo recurrente - Mil gritos tiene la
Documento Adobe Acrobat 30.4 KB

Breve currículum de Librado Pastor

Librado tiene un importante currículum como teclista, compositor y arreglista. Lo podemos encontrar en multitud de grabaciones que abarcan desde los años 60 a los 80. Fue uno de los miembros principales del grupo de pop español Los Roberts, hacía las funciones de organista  y compositor de los temas. Tuvieron una activa trayectoria concertística, discográfica y televisiva durante los años 60 y 70.

 

Como compositor y arreglista también lo encontramos en numerosas colaboraciones con otros artistas, por ejemplo, con los conocidos grupos infantiles Parchís y Grupo Nins; o los cantantes Bachelli o Alberto Acuña entre otros muchos. Participó en numerosas sesiones de grabación para el sello Canciones del Mundo.

 

En el entorno lírico acompañó en concierto a reconocidas voces, por ejemplo al destacado tenor Ignacio Encinas. Fue director musical del casino de Villajoyosa (Casinos del Mediterráneo) hasta su jubilación en el 2009.

 

Compuso música para numerosos spots publicitarios producidos por Juan Piquer y otras productoras. Para Piquer también escribió las bandas sonoras de las películas Escalofrío (1978), Mil gritos tienes la noche (1982), Los nuevos extraterrestres (1983) y Guerra sucia (1984). De todas ellas solo llegó a editarse en vinilo Los nuevos extraterrestres, hermosa música escrita para sintetizadores.

 

De sus bandas sonoras solo llegó a editarse en vinilo Los nuevos extraterrestres, hermosa música escrita para sintetizadores.

 

En el entorno pedagógico encontramos varias publicaciones suyas dedicadas a la enseñanza del teclado, por ejemplo sus colecciones de libros «Órgano fácil» o «40 canciones (órgano fácil)» basados en arreglos facilitados de conocidas melodías del momento.

 

Ha sido condecorado por la SGAE con la llave «Casa de los Autores» por su larga trayectoria, más de 50 años, como creador y artífice de la cultura de nuestro tiempo.

Epílogo

Al principio del artículo explicaba el momento histórico y el peculiar entorno cinematográfico en que pudimos ver Mil gritos tiene la noche. Ese universo acabó abruptamente a mediados de los 80, una vez más, al igual que pasó con Mazinger Z o Los Héroes del X’ondo, los que cuidan de nuestros cerebros se encargaron de eliminarlo.

 

Aprovecho este artículo para hacer un homenaje a nuestros sufridos directores del fantástico, que tantos padecimientos tuvieron que sufrir en nuestro país para tirar adelante sus sueños.

Agradecimientos y fuentes

Ante todo doy gracias a Librado Pastor por compartir sus recuerdos y deleitarnos con su hermosa música; a Vicente Zambudio, músico que ha vivido en primera persona el nacimiento del pop en España y que conoce a todos sus protagonistas, su ayuda ha sido imprescindible; a Ernesto Tecglen Torres, guitarrista del grupo Los Roberts, le doy gracias por su colaboración; y a Moisés Garrido, conocido investigador de los fenómenos anómalos, siempre ayudándome en encontrar documentos por muy ocultos que estén. ¡Y a FlixOlé!

 

Algunas informaciones han sido extraídas de las siguientes publicaciones:

 

Juan Piquer Simón (2000 Maníacos nº 17)

Cine Fantástico y de Terror Español  (Rubén Higueras «Ed.»)

Cine Fantástico y de Terror Español  (Carlos Aguilar «coordinación») - información y fotografía de Juan Piquer

 

En el siguiente artículo, ¡muchísima más información!

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Mar (viernes, 06 agosto 2021 13:27)

    Excelente y minucioso artículo!
    Gracias por dar visibilidad a este gran artista!

  • #2

    Víctor Estrada Mañas (lunes, 09 agosto 2021 20:28)

    Gracias a ti por tu aprecio hacia Librado Pastor.

  • #3

    Hi (martes, 26 octubre 2021 16:01)

    Is there any chance you can provide a download link of the MP3s for the Librado Pastor score?